Café y deporte, una buena dupla 

El café, con todos sus componentes, está a favor de un beneficio emocional: despierta, relaja, energiza, une y es sinónimo de disfrute.

Pero además, promueve el rendimiento muscular, respiratorio, hormonal y cardíaco necesario para la actividad física.

Según explica el doctor Jorge Franchella, cardiólogo y deportólogo, director del Programa Actividad Física y Deportes del Hospital de Clínicas de la UBA, “los deportistas suelen mencionar que sienten mayor energía a la hora de las carreras de mediana y larga distancia, el ciclismo y la natación”.

Y es que la cafeína:

  • Aumenta la potencia muscular
  • Actúa sobre el sistema nervioso, las reservas de grasas y el calcio
  • Puede modular la fatiga
  • Su efecto es más evidente en ejercicios aeróbicos
  • ¡Colabora con ponernos en movimiento!

En este contexto, investigadores del Reino Unido detectaron que la molécula de cafeína incrementa directamente la capacidad muscular. Así, develaron que aumenta tanto la potencia como la resistencia: “El café moviliza las grasas de los músculos empleándolas como combustible y de esa manera, ahorra azúcares. Se vuelve un aliado cuando los movimientos requieren mayor potencia”, detalla Franchella.